Las empresas tienen necesidad de crecer, sobre todo las empresas de tecnología, pues ese crecimiento en muchas de las ocasiones es la única barrera de entrada que pueden poner a sus competidores.

 

 

¿Qué sucede entonces con los problemas naturales de las empresas cuando crecen? ¿Se mantienen? ¿Desaparecen? Los problemas evolucionan. Cuando una empresa crece y cambia, los problemas de gestión, administración, operaciones y otros, también cambian.

 

Fase de lanzamiento: Problema de liderazgo

 

En muchas ocasiones el emprendedor es un apasionado de su idea, y es eficiente en entornos de alto caos o incertidumbre, pero pierde la motivación en proyectos más estables, o no tiene las capacidades adecuadas para manejar pequeños equipos de trabajo.

 

 

Fase de crecimiento temprano: Problema de autonomía

 

El problema que aparece en esta fase es de autonomía. Es necesario un sistema jerárquico nuevo que requiere de mayor capacidad de delegación, sin embargo, en estas fases, las personas con las que se cuenta no suelen tener ni experiencia ni capacidad para realizar una delegación de forma correcta, y el talento de la empresa puede desilusionarse y abandonar.

 

 

Fase de madurez: Problema de control

 

Aparece aquí la necesidad de descentralizar la estructura de la empresa para aprovechar mejor los costes de las mismas. En esta fase, la empresa busca diversificar el negocio con nuevos productos requiriendo también mayores niveles de financiación. Una fase en la que esos primeros ejecutivos sienten perder el enfoque de todo el negocio por su diversificación, apareciendo un problema de control.

 

Fase de expansión: Problemas de burocracia

 

En esta fase de crecimiento aparecen los problemas de la excesiva burocracia que pueden suponer la muerte de la creatividad.

 

Fase de colaboración: Problemas de aprender a desaprender

 

Las empresas que ya son grandes firmas internacionales, rentables pero con crecimientos muy lineales. Aquí surge el problema de no saber cómo gestionar la creación de nuevas empresas,  de aprender a desaprender. Es el momento de empezar de nuevo.

 

Como vemos, los problemas de las empresas evolucionan de forma paralela a su crecimiento. Para todas aquellas empresas que desean crecer, Top Seeds Lab, aceleradora de startups digitales, gracias a su experiencia en el desarrollo de crecimiento de sus empresas participadas, ofrece una metodología propia de crecimiento llamada Growth Strategy contenida dentro de Growth Box Services.

 

Esta metodología testada en procesos de aceleración ayudará a las empresas a planificar y ejecutar estrategias de crecimiento y escalado de sus negocios.

 

 

Se trata de una metodología basada en los 4 pilares fundamentales que deben sustentar toda estrategia de crecimiento: Equipo, Estrategia, Ejecución y Efectivo. Ofrece además experiencias de Lean Startup, diseño visual de David Sibbet, síntesis de los modelos de Verne Harnish y otras aportaciones de reconocido prestigio en el Managment empresarial.

 

El programa comienza las primeras semanas de marzo, y ofrece en este momento una beca del 10% de descuento sobre el precio de la matrícula.

 

Reserva tu plaza, ¡son limitadas!

 

 

http://www.topseedslab.com/growth-box-services/

 

pascual.parada@topseedslab.com